Now Reading
GUÍA COMPLETA: Entiende tu protector solar

GUÍA COMPLETA: Entiende tu protector solar

Protector solar

El primer paso para protegerte del sol es entender tu protector solar. De nada sirve aplicarnos una crema si no sabemos qué significa todo aquello que estamos poniendo sobre nuestra piel. ¿influye el número del SPF?, ¿qué es el SPF?.

Primero de todo debemos saber que los rayos UV forman parte de la radiación ultravioleta que llega a la superficie de la Tierra y no todos son iguales. Los más destacados son: UVA y UVB. 

Además, según la intensidad de esta radiación se establece un índice: cuánto más alto sea, más peligroso será exponerse al sol sin protección.

Diferencias entre rayos UVB y UVA

UVA: 95% de rayos que recibe nuestra piel 

  • Llegan hasta la dermis (segunda capa)
  • Generan radicales libres
  • Culpables del envejecimiento celular prematuro y de las arrugas
  • Pueden producir desde manchas solares hasta problemas mayores como cáncer de piel

UVB: 5% de rayos que recibe nuestra piel 

  • Llegan solamente hasta la epidermis (primera capa)
  • Son los que nos producen la sensación de calor en la piel
  • Nos producen el bronceado, pero también son los culpables de las quemaduras o alergias solares
  • Dañan las capas superficiales de la piel pudiendo causar carcinomas.

Bien, una vez explicada la diferencia entre los dos tipos de radiación más destacable, viene la siguiente pregunta, ¿cómo me protejo de ellos? Lo más importante que debes saber es que no todo protege por igual. Debes aprender a leer la etiqueta de tu protector solar para saber de qué te estas protegiendo realmente. 

Entiende la etiqueta de tu protector solar

SPF: Hace referencia al factor de protector solar frente a los rayos UVB ¡ojo!, porque aunque cada vez sean menos, aún existen protectores que no cubren los rayos UVA.

  • SPF15: bloquea el 93% de los rayos
  • SPF30: bloquea el 97% de los rayos
  • SPF50: bloquea el 98% de los rayos

Para ver ante qué protege tu protección solar es importante fijarse bien.

Un ejemplo de un protector con protección frente a los rayos UVB, UVA e infrarrojos es el siguiente de Sofia Bertrand:

Como se aprecia, aparece UVA con un círculo alrededor de la palabra, esto significa que cumple con la normativa europea y contiene al menos un tercio del factor de protección del producto.  Si aparecen las siglas PA+ también protegerá frente a los rayos UVA. De hecho cuantos más pluses (+++) contenga, mayor protección tendrá. 

Filtros solares: químicos y físicos

Por último es importante saber diferenciar los filtros solares que contiene nuestra crema. 

Los filtros solares son los encargados de reforzar nuestra piel frente a los rayos más dañinos del sol y para saber qué filtros tiene nuestro protector hay que fijarse en los ingredientes.

Los filtros físicos hacen que la radiación solar “rebote” en nuestra piel actuando en forma de espejo. 

  • PROS: actúan al instante, son más naturales, no producen reacción y es más tolerado por las pieles más sensibles.
  • CONTRAS: Tienen una textura mucho más densa e incluso tienden a dejar esa odiosa capa blanca sobre la piel.
  • Ejemplos de ingredientes físicos – minerales: dióxido de titanio, óxido de zinc, óxido de hierro…

Los filtros químicos protegen la piel de las radiaciones desde el interior y se recomienda aplicarlos antes (entre 20 y 30 minutos) de la exposición solar.

  • PROS: cuentan con mejor textura para la piel y no dejan residuos. 
  • CONTRAS: Son más reactivos sobre las pieles sensibles
  • Ejemplos de ingredientes dentro de los filtros físicos: oxybenzona, octisalato, avobenzona…

Pero ¿cuál es el mejor para mi piel? La respuesta es fácil, si no tienes la piel sensible o reactiva, un protector solar con AMBOS filtros nos ayudarán a proteger la piel perfectamente, si, en cambio, tienes la piel reactiva opta solo por un protector con filtro físico.

What's Your Reaction?
Emocionada
1
Feliz
0
Inspirada
0
Interesada
1
Sorprendida
1

© 2020 Wahine Magazine. All Rights Reserved.

Scroll To Top